viernes, 3 de febrero de 2017

LA ÉTICA DE LA SUSTENTABILIDAD Manifiesto por la Vida

  • Consideramos que la ciencia no es aséptica; la sumisión de la ciencia y la tecnología al interés económico y al poder político comprometen seriamente la supervivencia del ser humano.
  • Por una pedagogía basada en el Diálogo de Saberes, orientada hacia la construcción de una Lógica Ambiental. Incorporando la visión Holística que acepta la complejidad del mundo.
  • Cuestionamos las formas vigentes de dominación establecidas por las diferencias de género, etnia, clase social y opción sexual, para reconocer la diversidad y pluralidad de derechos de la ciudadanía y la comunidad.
  • Reconocemos los límites de la intervención cultural en la naturaleza.
  • Defendemos la coexistencia entre visiones rivales en un mundo constituido por una diversidad de culturas y matices de racionalidad, centradas en diferentes ideas de la búsqueda de la Armonía.
  • Cambiamos el principio del egoísmo individual como generador de bien común por un altruismo fundado en relaciones de reciprocidad y cooperación.
  • Por una pedagogía de aceptación del “otro” para aprender a escuchar otros razonamientos y otros sentimientos.
  • Por Una Ética de los procesos, que tiene en cuenta al “ser” de cada uno y sus tiempos.
  • Planteamos la necesaria reconciliación entre la razón y la conciencia.
  • Por una cultura de paz y de no-violencia; en una sociedad que resuelve sus conflictos a través del diálogo.
  • Para que con esta Ética podamos dirimir conflictos entre actores en diferentes escalas y poderes desiguales, necesitamos un acuerdo de principios por la Equidad que sea asumido y practicado por todos los actores de la Sustentabilidad.
  • La ciencia y su filosofía adyacente se debate hoy entre dos alternativas. Por una parte, seguir siendo la principal herramienta de la economía de mercado mundial orientada por la búsqueda de la ganancia individual y el crecimiento sostenible. Por otra parte, está destinada a producir conocimientos y tecnologías que promuevan la calidad ambiental, el manejo Sustentable de los recursos naturales y el bienestar de los pueblos.
  • La Ética para la Sustentabilidad implica revertir el principio de "pensar globalmente y actuar localmente". Este precepto lleva a una colonización del conocimiento a través de una geopolítica del saber que legitima el pensamiento y las estrategias formuladas en los centros de poder de los países "desarrollados" dentro de la racionalidad del proceso dominante de globalización económica, para ser reproducidos e implantados en los países "en desarrollo" o "en transición", en cada localidad y en todos los poros de la sensibilidad humana. Avanzamos mas si pensamos en lo local (cercano, renovable y Saludable), reconociendo la diversidad y desde allí reconstruir el mundo a través del diálogo intercultural de saberes y la hibridación de los conocimientos científicos con los saberes locales.
Este Manifiesto busca inspirar principios y valores, promover razones y sentimientos, y orientar procedimientos, acciones y conductas, hacia la construcción de sociedades Sustentables4.
4. La primera versión del Manifiesto fue presentada ante la Séptima Reunión del Comité Intersesional del Foro de Ministros de Medio Ambiente de América Latina y el Caribe, celebrada en San Pablo, Brasil, los días 15 al 17 de mayo de 2002.

martes, 8 de noviembre de 2016

OTRA ECONOMÍA ES POSIBLE: LA ECOSIMÍA

OTRA ECONOMÍA ES POSIBLE: LA ECOSIMÍA
La economía, viene de οἶκος [oikos], ‘casa’, y νόμος [nomos], ‘ley’). La ley por definición es un precepto establecido por la autoridad competente. Las leyes, pretenden hacer posible la convivencia y por ello son delimitadoras del libre albedrío. Dicen que las leyes en los sistemas democráticos emanan de la voluntad popular. Para que las leyes sean justas, deben posibilitar la diversidad con tolerancia y garantizar a todas las personas las necesidades básicas.
El reto es garantizar el Sustento, para los seres vivos actuales y venideros, en un mundo cuyos recursos naturales son limitados. La disponibilidad de combustibles fósiles, materias primas, agua potable, aire limpio y hasta el propio equilibrio climático se encuentran hoy en un punto crítico. En todo el planeta hay personas que sufren las consecuencias de estos problemas que, en su mayor parte, no han generado.
1.- ¿EN QUÉ NOS PERJUDICA ESTA ECONOMÍA?
1.1.- La estafa capitalista del libre mercado
Al final de la segunda guerra mundial, se impuso el sistema de libre mercado; «libre acumulación de medios de producción, libre contratación y despido, libre atribución de los beneficios a la empresa, libre utilización de los recursos de la naturaleza». El enriquecimiento desmesurado solo es posible basándose en la especulación, la injusticia y esquilmando los recursos de este planeta. Antítesis de los que defendemos que el planeta es nuestra casa común, que tenemos que convivir y cooperar para distribuir los recursos existentes entre todos los seres vivos1.
La crisis de fondo está en este sistema que permite la globalización neo-liberal, que se desarrolla y crece apoyada por las empresas multinacionales en la lógica del libre mercado.
La que se nos quiere presentar como una mera crisis financiera es tan sólo la parte visible de una verdadera crisis sistémica que requiere de soluciones valientes, imaginativas e integradoras, un cambio de paradigma que ponga la atención en la Sustentabilidad humana y ambiental.
1.2.- Explotación y contaminación de los recursos naturales:
La ONU nos recuerda que el mundo ha perdido alrededor de 129 millones de hectáreas de bosques en los últimos 25 años.
Las recientes condiciones de sequía han reducido en gran medida la productividad agrícola, subiendo los precios de los alimentos. La escasez de alimentos a gente que viven en o por debajo del nivel de pobreza, traerá aún más pobreza.
El 46.4% del suelo está experimentando una importante disminución de productividad y el 15.1% del mismo ya no se puede utilizar para agricultura porque sus funciones biológicas han sido gravemente destruidas y requerirían grandes inversiones para restaurarlas.
Sólo el 11% de las aguas superficiales y el 16 % de las subterráneas sean utilizables para abastecimiento y riego cumpliendo la Directiva Marco del Agua.
1.3.- Aumento del calentamiento global:
La agricultura industrial y su modelo son causantes de más del 40% de los gases de efecto invernadero (GEI):
- 13 % Producción y fertilización química
- 15-18 % Deforestación
- 10 – 12 % Procesamiento y transporte
1.4.- Afecciones a la salud:
Los productos químicos utilizados ampliamente en la agricultura industrial, como pesticidas, insecticidas, herbicidas y fungicidas, son origen o agravante de alteraciones endocrinas y de cáncer.
El uso excesivo de antibióticos en los animales que entran en nuestra cadena alimentaria provoca resistencias a antibióticos en los seres humanos. También se han visto alteradas las funciones hormonales en personas debido a la ingesta de alimentos hormonados sintéticamente.
Además, se ha demostrado que la añadidura de azúcares, grasas y otros componentes a los alimentos procesados, con el fin de alargar su vida útil y facilitar su transporte a grandes distancias, es causante de diabetes tipo II y obesidad.
1.5.- Concentración de poder:
Las diez mayores empresas dedicadas a la producción y venta de agroquímicos participan del 89 % del mercado mundial. Las diez corporaciones más grandes que se ocupan de la venta de semillas controlan el 67% de este mercado. Si nos referimos a la industria biotecnológica, el porcentaje es del 66% y si nos fijamos en la farmacéutica veterinaria, alcanza el 63%.
La organización GRAIN documenta, en su informe del 26 de marzo de 2012, que la extensión de los acaparamientos realizados a partir de 2006 alcanza más de 35 millones de hectáreas de tierra en 66 países, principalmente de África, Latinoamérica, Asia y Europa Oriental. La apropiación y el acaparamiento de tierras, consecuencia del sistema económico mercantilista que rige en nuestra sociedad, vulnera directamente los derechos humanos de las campesinas y los campesinos, quienes sufren diariamente discriminaciones y maltratos por su condición social, origen y etnia.
En realidad la crisis no es sólo económica. Se trata de una radical crisis ecológica. La auténtica crisis no está, por tanto, en esos papeles monetarios, sino en la manera de ver y pensar el mundo. Y esta visión del mundo la dicta ese mismo capital que impone un pensamiento único, donde todo se entiende desde el mismo punto de vista y tiene un solo lenguaje: el mercantil. Personas, recursos y tierras somos mercancía que se compra y se vende.
La crisis ecológica es un problema humano. Se trata entre otros del cambio climático, del consumo excesivo de recursos, del deterioro de la salud en líneas generales, de la extinción masiva de especies a causa de la conducta humana,... El impacto no procede de ningún enorme asteroide que hubiese chocado, contra la Tierra, (tal y como sospechamos que ocurrió en anteriores crisis biosféricas): el impacto lo estamos causando nosotros mismos.
No podemos esperar de las personas e instituciones, que detectan el poder:
  • Que tengan buenas intenciones
  • Que no cometan errores
  • Que no existan interferencias malintencionadas
Y sobre todo que sepan interpretar lo que realmente necesitamos
Los objetivos de fondo consisten en abordar 2 problemas básicos y globales: Parar el Cambio Climático y poner fin a la pobreza. Garantizando que todas las personas que respiran el aire común de la Tierra puedan hacer real su derecho a llevar una existencia digna.
De ahí que el slogan Sostenible, tenga sentido: Hay que sostener este sistema. Economía = Sostenibilidad. El discurso del "desarrollo sostenible" parte de la idea equívoca de realizar sus objetivos revitalizando el viejo mito desarrollista, promoviendo la falacia de un crecimiento económico sostenido sobre la naturaleza limitada del planeta y beneficiando solo a unos pocos.
EcoNOmía = “El ecosistema no va conmigo”
Esta analogía implica que al sentirnos separados del ecosistema, tendemos a olvidar el porqué hacemos las cosas. Se nos “fuerza” en este sistema para sentirnos aceptados, a vivir bajo la presión de los intereses económicos, de consumir para alcanzar cierto confort que en la mayoría de los casos nunca llega.
2.- ¿QUÉ GANAMOS CON LA ECOSIMÍA?
Si «eco-logía» significa, etimológicamente, reflexión sobre la casa, que no es sólo el entorno ambiental, se refiere a la visión de mundo sobre el ordenamiento de las relaciones entre personas, pueblos, países. De la eco-logía depende la «eco-Simía» como modelo de intercambio en que prevalece la cooperación y como prioridad la solución de nuestras necesidades reales2.
La EcoSimía propone soluciones desde la Sustentabilidad y la Equidad.
La verdadera alternativa comienza entonces por un cambio de mentalidad, utilizando un lenguaje de transformación. No sólo es lo ambiental, sino sobre todo lo social y multicultural que nos abra la posibilidad y necesidad de un nuevo tipo de relaciones humanas equitativas, soberanas, interdependientes e interrelacionadas. El centro del mundo no es el dinero y los que lo poseen. Somos diferentes, pero profundamente complementarios entre personas, pueblos y entrelazados con la naturaleza. Destruir o someter a intereses egoístas cualquier dimensión, sea humana, de todos los seres vivos o de los recursos, es un atentado al planeta en su totalidad.
Esta crisis actual del capital y del mercado es una grave advertencia, para quienes queramos entenderlas, para ahondar en sus causas reales: una crisis provocada por ese mismo capital y que ahora intenta resarcirse con una operación económica de rescate, en donde la mayoría de la población tiene que hacer un sacrifico descomunal para mantenerse. Recuperar el sentido y praxis ecológicas hoy en un mundo dominado, explotado y arruinado por una ideología egoísta y excluyente, significa compartir la tierra y sus bienes con equidad. Esta idea de la casa común es el signo más convincente y eficaz de una ecología liberadora, el trabajo más profundamente humano, la mejor y más radical respuesta humanizadora a la crisis.
EcoSImía A resaltar la etimología de la palabra, que por si misma, traslada a cada ser, a cada persona, la responsabilidad de hacer propia la economía y más aún, nuestra implicación con el ecosistema, de ahí el resaltar la sílaba "SI" seguida de "mía".
EcoSImía = “El ecosistema es cosa mía”. Esta analogía hace unidad con el entorno, somos parte corresponsable, así fluimos sin nuestros propios límites y el estrés es sustituido por la dicha y satisfacción de ser.
La EcoSImía propone que nos dediquemos primordialmente a lo que nos apasiona,
EcoSImía = Sustentabilidad = Promover recursos Cercanos, Renovables y Saludables.
2 Estamos hablando de monedas sociales y/o bancos de tiempo.

jueves, 15 de septiembre de 2016

50 ideas prácticas para la Sustentabilidad

  1. En ciudad: transporte público, en bici o paseando. Ahorras, haces ejercicio y disfrutas.
  2. Si accedes en coche a la ciudad modera tu velocidad, no llegues hasta el centro.
  3. Si necesitas el coche acuérdate del coche compartido, del alquiler por tramos horarios y del coche híbrido y eléctrico. Apuesta por la máxima ocupación del vehículo.
  4. En coche no seas malvado: respeta a peatones y conductores; olvídate del claxon y evita acelerones.
  5. Práctica la conducción sostenible. Fíjate más en el cuenta revoluciones que en el velocímetro.
  6. Ten tu vehículo a punto: consumo, emisiones, ruido, etc. No te olvides de pasar la ITV.
  7. Investiga las modalidades de transporte que tu municipio o empresa te facilitan. Si no existen reclámalas.
  8. Acostumbra a tus hijos a viajar en transporte público. ¡Lo que disfrutan en metro, bus y tren!
  9. Minimiza tus desplazamientos, las nuevas tecnologías te lo ponen más fácil.
  10. Si vas a cambiar de vehículo ¡haz cuentas!, quizás te salga mejor alquilar o aprovechar las diferentes modalidades de coche compartido. •••
  1. Lleva tus bolsas reutilizables de casa. Evita las bolsas plásticas.
  2. Compra lo necesario, imponte la teoría de "artículo nuevo que entre en casa otro que sale".
  3. Usa las aplicaciones móviles, webs y/o los mercadillos para la compra y venta de segunda mano. Funcionan de maravilla, te vas a sorprender.
  4. Procura consumir lo que tienes en la despensa, haz una lista de la compra antes de ir a por ella.
  5. Compra en tu zona. Así ayudarás al comercio local y promoverás un barrio acogedor.
  6. Compres lo que compres, fíjate en el etiquetado, huye de aquellos con compuestos impronunciables, advertencias para la salud o el medio ambiente, baja eficiencia energética… o que son sobre empaquetados e innecesariamente ruidosos.
  7. Compra más legumbres, frutas y verduras.
  8. Repara objetos en vez de comprarlos, si lo puedes hacer tú mismo mejor aún.
  9. Viva la sensatez, no seas víctima del marketing.
  10. Prueba y comprueba antes de comprar. Lo ideal sería alquilar un inmueble por ejemplo antes de adquirirlo. Evita devoluciones y su transporte. •••
  1. Haz un paseo en bici, una forma de pasear, sin emisiones y sin atascos.
  2. Desconéctate de la tecnología, apaga el móvil y el ordenador y vive la vida real, mientras ahorras energía.
  3. Haz una caminata a pie, es excelente para la salud, entretenido y sostenible.
  4. Reúnete con amigos y familia, contáis historias, reíros por horas, entretenimiento gratuito.
  5. Practica deportes no motorizados, mejorarás la salud y las relaciones interpersonales.
  6. Disfruta del paisaje, ve a un lugar favorito y detalla todos los elementos de ese paisaje.
  7. Cocina y prepara recetas con ingredientes de temporada, más económico, saludable y rico.
  8. Toma una siesta o duerme toda una noche al aire libre, disfruta la comodidad de la naturaleza.
  9. Haz música, sobre todo con instrumentos que no necesitan corriente eléctrica. 40. Toma el sol utilizando protección, energízate con los rayos del sol y obtén un color muy guay sin pagar. ••
  1. Utiliza energías renovables, siempre son la mejor opción de eficiencia energética.
  2. No abuses de la climatización en casa, en invierno no más de 20 grados y en verano no menos de 24.
  3. Opta por la rehabilitación energética, soluciones que permitirán a tu casa un correcto aislamiento térmico tanto en verano como en invierno.
  4. A la hora de comprar aparatos eléctricos, revisa que tengan funciones de ahorro de energía y prográmalas.
  5. Sácale el máximo provecho a la luz natural para leer, escribir y trabajar.
  6. Apaga las luces siempre que salgas de la habitación.
  7. Apaga y desconecta todos los aparatos electrónicos siempre que no los estés utilizando.
  8. Cambia las bombillas de casa por unas de bajo consumo o tecnología LED, no te resistas, las bombillas incandescentes son cosa del pasado.
  9. No dejes cargando el móvil o el ordenador durante toda la noche.
  10. No compres por comprar, la elaboración de nuevos artículos requiere gran cantidad de energía. ••
  1. Utiliza el agua del grifo hábilmente, no dejes que el agua corra mientras no la estés usando.
  2. Utiliza un recipiente lleno de agua para lavar los alimentos o para descongelarlos.
  3. No consumas agua embotellada, esta industria consume mucha agua y genera muchos residuos.
  4. Usa la lavadora a carga completa y en frío.
  5. Consume más frutas y verduras que carne. Se necesita mucha agua para producir carne.
  6. Recicla, reduce y reutiliza. La creación de cada artículo nuevo requiere grandes cantidades de agua.
  7. Evita los productos con el símbolo: “tóxico/peligroso”.
  8. No laves el coche con manguera, utiliza un cubo y unos trapos. Si puedes opta por el lavado ecológico.
  9. Revisa cada 6 meses los grifos y cisternas de tu casa, evitarás fugas y gastos de agua innecesarios.
  10. Comparte toda la información que tengas sobre el cuidado del agua con tus conocidos. •••